Su cuerpo

Bernardita

Su historia

Desde su niñez en Lourdes hasta las apariciones en la gruta, desde su salida para Nevers y su vida en la Congregación, la historia de Bernardita Soubirous.

Bernardita en Lourdes (1844-1866)

Bernardita Soubirous nació en Lourdes, pequeña ciudad de los Pririneos, el 7 de Enero de 1844 en una familia de molineros que vivían con cierta holgura en los primeros años de la vida de Bernardita.

Poco a poco, los problemas de salud se acumulan en la familia. Empiezan a desaparecer los molinos de agua, es el comienzo de la industrialización. Falta el dinero en el molino. Luisa y Francisco Soubirous se endeudan como tantos otros. En pocos meses se convierten en jornaleros, no teniendo más que la fuerza de sus brazos para prestar a quien les quiera dar un trabajo.

En 1854, con sus cuatro hijos tienen que abandonar el molino de Boly. Cambian varias veces de domicilio, cada vez menos caro y más pequeño hasta ser alojados gratuitamente en un único cuarto sombrío e insalubre de la antigua cárcel de la ciudad, “el Cachot”, « un tugurio infame y sombrío donde ningún ser humano podía vivir » (Procurador imperial Dufour – hablando del Cachot).

Para los Soubirous es una sucesión de miseria: paro, expulsión, sospecha, exclusión, desprecio… Bernardita tiene una salud frágil, sufre del estómago y atacada por una epidemia de cólera le quedará un asma tenaz. Bernardita forma parte de los niños que, en esta época en Francia, no saben ni leer ni escribir porque están obligados a trabajar. Está escolarizada solo por momentos en la clase de las niñas pobres del Hospicio de Lourdes dirigido por las “Hermanas de la Caridad de Nevers”.

El año 1858 fue para ella el tiempo de las apariciones.

El tiempo de las apariciones…

El 11 febrero de 1858, Bernardita Soubirous, de 14 años, sale del Cachot con su hermana y una amiga para ir a buscar leña al borde del Gave, en Massabièlle. Había que calentarse.

Todo empezó con el ruido del viento en los álamos… En el hueco de la roca, Bernardita divisa « una señora de blanco ».
«¡Creí engañarme. Me froté los ojos… Volví a mirar y veía siempre a la misma señora!»

« ¿Quieres tener la bondad de venir aquí durante quince días?»

La Virgen María viene de este modo a su encuentro 18 veces entre Febrero y Julio.

No le desvela su nombre hasta el 25 de Marzo. Es la 16ª aparición. La mayor parte de los encuentros son sin palabras…,

La 3ª vez, el 18 de Febrero, Bernardita escucha las primeras palabras de la Señora:

« ¿Quieres tener la bondad de venir aquí durante quince días? »

En medio de la quincena, el 24 y el 25 de Febrero, Bernardita recibe un mensaje « Ruega por los pecadores », y la Señora le pide « ir a beber a la fuente y lavarse»… Después de haber escarbado la tierra fangosa en el fondo de la Gruta, Bernardita descubre el manantial.

El 2 de Marzo, Bernardita recibe de la Señora una doble misión: « Vete a decir a los sacerdotes que se venga aquí en procesión y que se construya una capilla.

« Me miraba como una persona que habla a otra persona »

A través de estos encuentros sorprendentes, Bernardita Soubirous comprende, gracias a María, que Dios se interesa por ella, que se hace cercano de los más pobres, de aquellos a los que el mundo ignora y excluye.

Durante todo ese tiempo, Bernardita no se deja intimidar, ni por los que le interrogan ni por el gentío. Se mantiene sencilla y libre.
« Estoy encargada de decíroslo, no de hacéroslo creer ».

Después, se la acoge en el Hospicio de Lourdes dirigido por las Hermanas de la Caridad de Nevers. Fue para ella el tiempo de reflexión sobre lo que quería hacer de su vida.

Después de las apariciones, el tiempo de la elección

A Bernardita Soubirous se la acoge como interna a cambio de ayuda en el Hospicio de Lourdes dirigido por las Hermanas de la Caridad de Nevers.
Allí pasó 8 años.

Ve vivir a las hermanas en el día a día con los enfermos, los ancianos pobres y con las niñas de familias sin recursos. Ciertamente, las hermanas están cerca de los más pobres, como lo pedía el fundador de la Congregación, Juan-Bautista Delaveyne.

« Quiero a los pobres, me gusta cuidar a los enfermos, me quedaré con las Hermanas de Nevers».

La comunidad acoge a Bernardita, dejándola libre para que encuentre ella misma su camino. Coge tiempo para decidirse: « Me quedo con las hermanas porque no me han forzado», y « quiero a los pobres, me gusta cuidar a los enfermos, me quedaré con las Hermanas de Nevers ».

En 1866 se va a Nevers; en adelante su vida será con las Hermanas de la Caridad de Nevers.

Bernardita en Nevers (1866-1879)

Los primeros días

La noche del 7 de Julio de 1866, con la superiora de Lourdes y otras dos jóvenes, Bernardita Soubirous atraviesa el umbral de la Casa Madre en Nevers, llamada entonces Saint-Gildard.

Nada más entrar puede leer estas palabras « Deus Charitas est », grabadas en la piedra del frontispicio de la Casa. Estas palabras hablan del espíritu de la Congregación desde su fundación.

Al día siguiente de su llegada a Saint Gildard, con su vestimenta pirenaica, Bernardita hace por última vez el relato de las apariciones ante 300 hermanas reunidas para escucharla.
Después de esto, entra en el tiempo de la formación a la vida religiosa.

Su vida cotidiana de Hermana de la Caridad de Nevers.

El 30 de octubre de 1867, Bernardita, con otras 44 novicias, hace su primer compromiso en la vida religiosa. Le hubiese gustado ir a una comunidad para cuidar a los enfermos y a los pobres. A causa de su salud, queda en la Casa Madre con el empleo de ayudante de enfermera y el de la oración.

Durante esos 13 años en Saint Gildard, Bernardita será sucesivamente ayudante enfermera, responsable de la enfermería, sacristana y muy a menudo ella misma enferma. Su vida es sencilla, ordinaria. Bernardita tiene un carácter jovial, está disponible a lo que se le pida.

« No viviré un instante de mi vida sin amar ».

Pasa largas temporadas en la enfermería. Un tumor en la rodilla y una tuberculosis pulmonar le hace sufrir mucho. Muere el 16 de Abril de 1879 a los 35 años. Fue enterrada en la Capilla Saint Joseph, situada en el jardín.
Será canonizada y declarada santa el 8 de Diciembre de 1933.

Santa Bernardita Soubirous

Desde 1866, fecha de su llegada a Nevers, a la Congregación de las Hermanas de la Caridad, el espíritu de Bernardita Soubirous nunca dejó de habitar estos lugares.
Ellos nos relatan los pequeños y grandes momentos de su historia, su vida al servicio de los demás; protegen su cuerpo intacto, nos revelan sus palabras y sus oraciones, sus alegrías y sufrimientos, y atraen a voluntarios para el servicio del santuario y de los peregrinos.

Sus palabras

Sus escritos y sus palabras…

Bernardita no aprendió a leer y a escribir hasta los 14 años. De sus escritos cuando era hermana de la Caridad de Nevers podemos retener su « carnet de notas íntimas » (1873-1874), algunas notas esparcidas y su correspondencia con su familia.

Respecto a sus encuentros con la Señora 

Me miraba como una persona que habla a otra persona

 No estoy encargada de hacéroslo creer, estoy encargada de decíroslo»

Respecto a su elección de vida

 Me gusta cuidar a los pobres y enfermos, me quedaré con las Hermanas de Nevers 

Respecto a su vida cotidiana de hermana de la Caridad de Nevers 

No viviré un instante de mi vida sin amar

Tendré siempre la suficiente salud pero nunca el suficiente amor

El primer movimiento no nos pertenece, pero el segundo sí que nos pertenece. 

Sobre su vida interior 

Sólo Jesús por maestro, Sólo Jesús por riqueza, Sólo Jesús por amigo 

Dios habla al corazón sin ningún ruido de palabras. 

Oh Jesús dadme, os ruego, el pan de la humildad…el pan de la Caridad… 

Algunos días antes de su muerte 

Oh, Jesús mío, ¡cuánto os quiero!

Estoy molida como un grano de trigo. 

No olvidaré a nadie.

Nous contacter

Vous avez besoin d'informations complémentaires ? Contactez-nous.

*
*

Les champs marqués d'un * sont requis

Su cuerpo

Todavía hoy, el cuerpo de Bernardita Soubirous quedado intacto, está expuesto en la capilla principal del Santuario.

La Iglesia nos la propone como testigo y nos invita a venir a encontrarla.

Se inician los procesos de beatificación y de canonización y para ello hubo tres reconocimientos del cuerpo en 1909, en 1919 y en 1925.
Cada vez, se descubre su cuerpo intacto.

En 1925, declarada bienaventurada, se deposita su cuerpo en una urna colocada en la Capilla en donde permanece. Es declarada santa en el año 1933.

Vengan a encontrar a Bernardita en Nevers. Está aquí como una presencia, como una llamada para mirar a Jesús su « único Maestro ».

Hoy, al igual que millares de personas del mundo entero, de todas edades y culturas, vengan a rezar a Bernardita, vengan a hablarle de sus alegrías, de sus penas, de sus expectativas…

Vengan a caminar en sus pasos en los lugares de la casa donde ella vivió, hoy el Espace Bernadette.

Rezar con Bernardita

Con las palabras de Bernardita 

« Oh Jesús, dadme os ruego el pan de la humildad,
el pan de la obediencia,
el pan de la caridad,
el pan de fuerza para romper mi voluntad y fundirla en la vuestra…
el pan de la paciencia para soportar las penas que mi corazón sufre…
el pan de no ver sino a vos sólo en todo y siempre»

« He esperado en vos, Señor. Sed mi casa de refugio pues vos sois mi fuerza»

« Este me basta… Sólo Jesús por riqueza»

Con las palabras de los peregrinos 

Para poner en tus pasos mis pasos demasiado vacilantes,
por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Son para mí un símbolo de buen sentido a la vez que
de espíritu de pobreza y de sencillez.
Sabes bien que, por desgracia, todo esto me falta.
Por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Ibas a recoger la leña que se convierte en llama
y reúne a las personas reconfortándolas.
Para que también yo pueda calentar a quienes buscan,
sea sonrisa o palabra o silencio o sostén,
Por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Y si son demasiado pequeños, que me hagan humilde.
Que camine sabiendo que soy limitada,
con pasitos, caídas, y « vueltas a levantar ».
Por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Para proseguir el camino de confianza de María,
para descubrir el Agua Viva ofrecida a los sedientos,
para acudir al banquete al que Jesús nos invita
para compartir su palabra y su pan,
por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Para ir hacia el Padre que me espera y me quiere,
para entrar en la fiesta al final del camino,
después de haber caminado, llevando mis alegrías, mis penas,
pidiéndote que me dieras la mano,
por favor, Bernardita, préstame tus zuecos.

Marie-Louise Pierson

Con nuestras palabras

Escribiendo aqui tus intenciones de oración, serán recogidas y llevadas a la oración por las hermanas que viven en Nevers.

Escribiendo aqui tus intenciones de oración, serán recogidas y llevadas a la oración por las hermanas que viven en Nevers.

Voluntarios junto a Bernardita

 

Venid a uniros y a compartir con otros, desde el interior, una aventura solidaria al servicio del santuario y de los peregrinos.

Venid a uniros y a compartir con otros, desde el interior,

Una aventura solidaria al servicio del santuario y de los peregrinos, un estado de ánimo

¡Acoger toda persona tal cual es y por lo que es! Practicar una escucha benevolente. Vivir esta acogida entre los miembros del equipo de voluntarios.
Guiar en el lugar, guiar en los pasos de Bernardita, guiar hacia una acogida espiritual.
Servir, entrar en el espíritu de disponibilidad de Bernardita.
Recibir compartiendo con la comunidad de las Hermanas y el equipo de voluntarios: momentos de oración, de relectura, de ocio, momentos de comida, de profundización de la espiritualidad de Santa Bernardita.
Las tareas son múltiples:
La acogida y la información de los peregrinos y de los visitantes.
El servicio en la capilla.
Limpieza de las habitaciones
La tienda
El servicio de comedor
El mantenimiento de los jardines y del edificio
La animación (el museo, el video, la marcha sobre los pasos de Bernardita).

 

 

Para ser voluntario/a

 

Condiciones de inscripción 

  • Ser mayor de edad
  • Estar en buenas condiciones físicas
  • Hablar y comprender el idioma francés. Se aprecia también otro idioma.
  • Respetar el período de voluntariado escogido.
  • Aceptar una designación en función de las necesidades del santuario
  • Firmar la carta del voluntariado

 

Condiciones de estancia 

  • Habitación de una o dos camas con lavabo
  • Aseos y duchas en el piso
  • Provisión de sábanas y toallas

 

Condiciones de inscripción 

  • Dirigir una carta con las motivaciones
  • Adjuntar un descriptivo de sus competencias.

 

Su petición se hará definitiva después del acuerdo del servicio de voluntarios del Espace Bernadette.