Al servicio de los más desfavorecidos, en 4 continentes

Esta congregación de vida apostólica fue fundada en el siglo XVII por Juan Bautista Delaveyne. Quiso hermanas, no detrás de las rejas de un monasterio, sino viviendo entre la gente.

La espiritualidad de las Hermanas de la Caridad de Nevers es la de manifestar al mundo la ternura de Dios, la Caridad del Padre, junto a los más desfavorecidos. Vida de oración y vida de compromiso, los polos que caracterizan esta forma de vida religiosa.

Las Hermanas están presentes en las numerosas asociaciones al servicio de la dignidad de cada persona, en el continente europeo, africano, sudamericano y asiático.

Implantadas en Lourdes a principios del siglo XIX, las Hermanas de la Caridad de Nevers acogieron a Bernardita Soubirous.